¿Por qué elegir joyas personalizables?

joyas personalizables

Hay ciertos eventos en la vida que deben ser marcados con especial atención que permanecerán en el corazón de la persona que recibe el presente durante mucho tiempo. Elegir un regalo único no siempre es una tarea fácil y es por eso que el mercado de regalos personalizados ha crecido vertiginosamente en los últimos años. Entre ellos, la joya sigue siendo la favorita.

La joya y su parte de la eternidad

La joya es naturalmente un símbolo muy fuerte porque marca el amor, la amistad y es un regalo que se puede guardar de por vida. Esta parte de la eternidad le da un aura especial y realmente tocará la mente de aquel a quien está destinada.

Recibir joyas personalizadas es entonces aún más intenso porque será el recuerdo eterno de un día concreto, un ser querido o una ocasión muy especial. Regalar una joya que ha sido imaginado, pensado durante mucho tiempo por quien lo regala, lo convierte en un regalo único. En efecto, más allá del objeto que recibimos, y que es en sí mismo todo un símbolo, la idea de que hemos pensado detenidamente en los gustos del otro lo convierte en un objeto inolvidable. Este es el colmo del romanticismo.

El nacimiento de un hijo, un compromiso, el Día de la Madre o una declaración de amor son ocasiones para celebrar ofreciendo joyas personalizadas.

¿Anillos o collares?

El anillo es LA joya por excelencia, la marca absoluta del vínculo que queremos que sea inquebrantable. También es el símbolo del amor y darlo es una verdadera declaración.

La tendencia actual es ofrecer una anillo de plata personalizable con nombres y piedras.

Incluso hay algunos diseños en los que se pueden grabar hasta cuatro nombres en la parte superior de cada anillo y dos más en el interior del anillo, dependiendo del número de letras. La idea de la piedra semipreciosa de color permite añadir un toque extra de originalidad y personalización.

Al igual que las flores, las piedras tienen su propio lenguaje y permiten ilustrar el mes de nacimiento, un rasgo de carácter o dar una energía particular.

Los collares son menos formales y, a veces, más fáciles de regalar. Son aptos para todas las edades y ofrecen aún más posibilidades de personalización que los anillos.

El collar con nombre con las piedras de nacimiento que elijas es el regalo perfecto para la llegada de un bebé recién nacido. Esta es una forma única de llevar simbólicamente a todas las personas que amas a tu corazón. Las posibilidades son infinitas tanto en la elección de las formas de los colgantes como en la de las piedras.

El colgante en forma de corazón es un clásico imprescindible, pero también puedes destacar con pergaminos, corazones entrelazados o una forma de 8 que representa el infinito.

En cuanto a la tradición de la piedra de nacimiento, se la debemos a los joyeros estadounidenses, ya que fue en 1912 que la Asociación Nacional de Joyeros de Estados Unidos estableció esta correlación entre el mes de nacimiento y el color de una piedra.