¿Cómo prevenir disputas en startups?

El contrato es la única forma de prevenir disputas y conflictos en las relaciones profesionales. Reconocido legalmente, este documento compromete a ambas partes en virtud de su valor legal. Se recomienda estar atento a las cláusulas y términos del contrato para proteger eficazmente su negocio. La prevención comienza con una buena redacción.

Prepararse para la redacción del acuerdo

Es importante preparar bien el acuerdo antes de embarcarse en el redacción de un contrato porque servirá de base para una buena relación. Antes de redactar el contrato, asegúrese de la fiabilidad de su cocontratante y de las máximas garantías. Para ello, lo primero que se debe hacer sería conocer la solvencia del cocontratista. En caso de insolvencia, su proveedor o cliente no podrá cumplir con sus obligaciones. Considere verificar la salud financiera de la empresa conjunta. Durante las discusiones y reuniones, es fundamental conocer bien a su cocontratista y a su empresa, preguntarle sobre planes para el futuro, cuánto tiempo lleva en el negocio, qué hay de su salud financieraetc. Reciba consejos de analistas para interpretar mejor los datos. Establecerán una investigación de solvencia y presentarán recomendaciones: Más información en apoyo en redacción de un contrato comercial.

La escritura en sí

Hay dos tipos de cláusulas que se deben tener en cuenta en un contrato: cláusulas de garantía contra incumplimiento y cláusulas que anticipan litigio. En caso de retraso en el pago o incumplimiento de su obligación, la cláusula de penalización especifica la tasa de daños adeudados por el deudor. Nuevamente, es mejor hablar con un abogado para no correr el riesgo de que se revise la cláusula.

Indignado la prevención de impagos, otras cláusulas también permiten anticipar la disputa.Esta es la cláusula de jurisdicción y la cláusula resolutiva.El primero especifica la jurisdicción competente en caso de controversia y permite prevenir las decisiones del juez.La cláusula de rescisión, por su parte, subraya que en caso de incumplimiento de la obligación, se cancela el contrato sin que intervenga el juez.Sin embargo, esta cláusula no es válida para todos los contratos.Recuerde que si estas cláusulas están mal redactadas, no serán efectivas en general.Para asegurar una buena prevención de disputas, llame a un profesional legal para encontrar la cláusula más adecuada para cada contrato.