Seminarios de empresa, viajes de incentivo: ¿cuáles son los objetivos a alcanzar?

Para cualquier directivo, la gestión exitosa de un equipo implica la implicación de sus miembros y la puesta en común de valores que genera cohesión entre ellos para que luego se sienta en resultados y desempeño. Los seminarios y los viajes de incentivos son formas excelentes de unir equipos para crear vínculos entre los participantes. Pero para que esta experiencia tenga éxito, primero es necesario definir los objetivos a alcanzar y proporcionar al proveedor de servicios elegido las indicaciones correctas.

Definir claramente los objetivos

Saber por qué organizas un evento con tus equipos es fundamental: ¿se trata de agradecer a los empleados los resultados obtenidos, de motivarlos para una nueva campaña o el lanzamiento de un producto o simplemente de ofrecerles un momento de relajación para que consigan para conocerse mejor en un entorno diferente al de la oficina?

Contar con una organización profesional de este tipo de eventos le ayudará a pensar. También se le preguntará a qué tipo de público interesa el seminario: ¿solo empleados, presencia o no de sus cónyuges, clientes? Conocer la edad y la posición jerárquica de los participantes, o al menos su membresía general, también es un dato muy importante.

Define el lugar y el período ideales

No faltan los destinos adecuados para seminarios de negocios y actividades de incentivo, pero en ocasiones están lejos o ofrecen pocas posibilidades de actividades una vez allí.

A lo largo de los años, Córcega se ha consolidado como un destino imprescindible para los viajes corporativos. Ofrece un cambio total de escenario a poca distancia, con mucho sol y permite organizar una gran variedad de actividades entre el mar y la montaña.

Sin embargo, para organizar correctamente este tipo de eventos, se recomienda encarecidamente ponerse en contacto con un especialista en turismo de negocios y viajes de incentivos en Córcega. De hecho, solo un socio que conozca muy bien esta magnífica región podrá ofrecerle actividades adaptadas al público interesado, la época del año y el objetivo deseado.

Córcega así permite practicar esquí, senderismo, rafting, deportes de vela y para viajes menos deportivos, también es posible visitar sus viñedos, descubrir su gastronomía, sus canciones etc ...

Organizar un viaje de incentivo no es fácil porque también es necesario proporcionar transporte, alojamiento, comidas y, por lo tanto, requiere una experiencia real.Nada debe dejarse al azar para que se logre el objetivo que la empresa busca hacia sus empleados o clientes.Además, no debemos olvidar que a los ojos de los participantes, es la empresa invitante la que aparece como organizadora.Incluso si depende completamente de un proveedor externo, lo que está en juego es su reputación.La elección del socio adecuado será determinante para el éxito del viaje de incentivo.Los recuerdos que quedan en la mente de los participantes quedarán grabados en su memoria durante mucho tiempo y sin duda amenizarán sus conversaciones durante varias semanas.

Por lo tanto, es esencial que la empresa que invita tenga éxito en tal ocasión para causar una buena impresión.