¿Necesitas un fontanero? ¿Que hacer en una emergencia?

fontanero en caso de emergencia

Las emergencias a menudo se producen en el peor momento: en medio de la noche, en un día festivo, un domingo o, a veces, el día antes de salir de vacaciones. En este caso puede resultar realmente complicado encontrar un profesional competente para una intervención rápida, eficaz y asequible. ¿Qué hacer cuando se encuentra en tal situación? A continuación se ofrecen algunos consejos para evitar quedar atrapado.

Elija un profesional reconocido y de buena reputación

En el caso de una emergencia de plomería, el primer instinto debe ser llamar fontaneros calificados, tener todas las aprobaciones y ser parte de una corporación reconocida, por ejemplo la Corporación de Maestros Mecánicos de Tuberías de Quebec (CMMTQ).

Por tanto, debemos evitar contactar con artesanos encontrados al azar, en un pequeño anuncio dejado en la calle o en una tienda por ejemplo. Para no tener sorpresas desagradables, apueste por la seguridad que le ofrece un fontanero profesional con escaparate y que sobre todo pueda garantizarle que dispone del seguro profesional necesario para el ejercicio de su profesión.

Para ello deberá enviarle por correo electrónico o en su móvil copia de su certificado de seguro del año en curso con comprobante de pago de la cotización. Esto no es baladí, ya que en caso de un siniestro o un trabajo defectuoso tendrá un mayor recurso económico.

La notoriedad de un plomero también puede provenir de una recomendación de quienes te rodean. A menudo, así es como encuentras rápidamente esa joya: preguntándoles a tus vecinos o amigos. Un buen fontanero también se apoyará mucho en el boca a boca y asegurará tu completa satisfacción para que puedas recomendarle a su vez.

Una escucha profesional

En una situación de emergencia, el plomero debe primero tranquilizar al cliente y hacerle preguntas para conocer la naturaleza de la emergencia y el trabajo a realizar. Debe intentar dar consejos y recomendaciones sobre comportamientos a adoptar mientras espera su viaje. Este primer contacto telefónico es muy importante para tratar de limitar el daño. A menudo es en los primeros minutos de esta entrevista cuando se establece el vínculo de confianza.

Más allá de la imprescindible escucha, debe ofrecerte un presupuesto de forma espontánea o al menos darte un precio por teléfono para que no haya sorpresas desagradables una vez allí.

Un plomero serio no debe aprovechar la situación de angustia o pánico del cliente para ofrecerle trabajo innecesario. De hecho, en ocasiones algunos artesanos deshonestos abusan del desconocimiento del cliente en la materia para sacarles dinero e inflar la factura final.

Por lo tanto, debemos permanecer atentos y también saber cómo hacer las preguntas adecuadas. El plomero que interviene en una emergencia debe ser tranquilizador y estar disponible. Durante la intervención, si cambia piezas defectuosas, deberá dejarlas a su disposición en caso de dificultad posterior o disputa sobre la calidad de su trabajo y los méritos de su elección técnica.